LIBROS

¿Quién se ha llevado mi queso?

En Abril del 2019 decidimos comprar pasajes con Tomás, para partir en agosto hacía Los Ángeles, Estados Unidos. La iniciativa para vivir esta gran aventura, fue mía, las ganas y la valentía se me salían del cuerpo. ¡Estaba feliz!

Los primeros días los viví con mucha emoción, uno de mis grandes sueños se estaba haciendo realidad. Pero a medida que pasaba el tiempo, comencé a percibir un malestar interno que no sabía de dónde venía.

Empecé a tener mucha ansiedad, había noches en el que todo mi cuerpo temblaba, sentía frío/calor y me sentía fuera de mi misma. 

Esta sensación se empezó a empoderar de mí e hizo que empezara a cuestionarme absolutamente todo. ¿Y si este no es mi sueño? ¿Qué pasa si extraño? ¿Y si todo sale mal? Era una constante duda con un sin fin de preguntas negativas, mi cabeza se había convertido en mi peor enemigo.

Creemos que es imposible estar angustiad@ si estamos dando un paso hacia nuestros sueños, pero no es así. Esto es totalmente normal. Pasamos de nuestra rutina, eso que conocemos y hacemos todos los días, a encontrarnos con nuevas situaciones, ya sean adversas o favorables, nuevas personas, nuevos problemas y nuevas decisiones. ¡Si, todo es nuevo y eso es lo más lindo! Nos ayuda a abrir la cabeza, descubrir si realmente queremos en nuestras vidas eso que tanto deseamos, y si no, ir por algo nuevo.

Más de uno debe haber visto este gráfico:

Yo lo descubrí hace poco y la verdad que me hubiese ayudado muchísimo en esos días que no entendía que me estaba pasando. Por esto, considero que siempre es buen momento para recordarlo.

Volviendo a mi experiencia, mis días se empezaron a hacer cada vez más pesados y mis miedos no cesaban, así que un día me levanté y decidí cambiar mi actitud.
Busqué herramientas que me ayudaran a tranquilizarme y llevar el proceso desde un lugar más placentero; fui a un terapeuta holístico, que trabaja en la sanación física, mental y emocional con la energía como herramienta principal; también hice Memoria Celular, un tipo de biodecodificación que elimina registros almacenados en las células desde nuestra gestación hasta el día de hoy, ya que éstas alteran el normal funcionamiento de la psiquis.
Probé distintas terapias alternativas para encontrar el origen de estas emociones que tanto me jugaban en contra. Estos tratamientos me ayudaron, pero la realidad es que en la meditación encontré la paz que buscaba.

Comencé a tomarme 20 minutos al día para meditar, yo lo hacía con la app Meditopia, y así poder escucharme y volver a mi esencia, dejé fluir las emociones sin juicios ni preguntas, sólo sintiéndolas. 

Finalmente, con el tiempo logré equilibrarme y hoy agradezco todo el proceso que viví, ya que hizo que me conociera a mí misma y lo más importante, demostrarme que todo pasa. Hoy también agradezco el proceso, ya que me hizo crecer muchísimo, y no sólo eso, sino que entre otras cosas, te enseña a trabajar por lo que más queres y entender que las cosas no suceden de la noche a la mañana.

Tomás, por suerte, no sufrió el cambio como yo y siempre estuvo cerca para acompañarme y ayudarme en mi proceso. Es muy importante que no nos comparemos con el resto, cada uno vive el camino a su manera.

“Cuando dejas atrás tus temores, te sientes libre”

“Quien se ha llevado mi queso” de Spencer Johnson

Ya instalados en Los Ángeles, me recomendaron el libro “¿Quién se ha llevado mi queso? Trata sobre dos ratones, Fisgón y Escurridizo y dos “liliputienses”, Hem y Haw, y cómo cada uno afronta la búsqueda del queso, eso que tanto quieren y les da felicidad.

Lo lindo de la historia es ver cómo los distintos personajes viven su propio proceso y los cambios que atraviesan en su camino hacia el queso. Nos muestra cómo cambian las situaciones si la vemos desde una perspectiva más positiva y llevadera.
Es un gran espejo, ya que seguramente te identificarás con alguno de los personajes, en la forma en cómo afrontas los cambios hacia la búsqueda de lo que deseas, de tu propio “queso”.

Para tod@s los que estén atravesando una situación similar a la mía, leer este libro l@s va a hacer ver la situación desde otro ángulo, ¡me hubiese encantado leerlo antes!

Salir de la zona de confort siempre va a ser incómodo y va a doler, pero ¿qué mejor que estar preparado y tener las herramientas para disfrutar el proceso?

Igualmente, les recomiendo a tod@s que lo lean, es un cuento fácil y de pocas páginas, pero de mucha enseñanza.
Siempre es bueno enriquecernos de información que después podamos aplicar en la vida real.

Encontrá el libro online haciendo click acá

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *